Blog

La cadena de frío para la conservación de carne

La cadena de frío es indispensable para la conservación de una gran diversidad de productos, sobre todo de los alimentos. La temperatura baja es la clave en la prevención de aparición de microorganismos dañinos en los alimentos, pero no solo nos referimos al almacenamiento, sino al proceso integral que se necesita para manipular los productos.

El uso de frío es una de las formas más populares para la conservación de la carne, tanto a nivel doméstico como industrial. Una de las ventajas más conocidas es que ralentiza la aparición de microorganismos y como consecuencia alarga la vida útil de este alimento.

Sin embargo, hay que tomar en cuenta que, a diferencia del calor, la refrigeración (o congelación según sea la necesidad) no destruye estos microorganismos, sino que inhibe su crecimiento.

Descargar el ebook: "Guía para definir cuál es el operador logístico que más le conviene a tu empresa"

Almacenes fríos como solución para tu negocio

En el ámbito comercial contar con un socio estratégico que te ayude con la tarea de mantener tus productos, en este caso carne, a la temperatura adecuada a través de almacenes fríos o congelados te ayudará a conservarla en perfecto estado, ideal para que tus clientes finales disfruten de la calidad, frescura y manejo óptimo.

Un experto en el tema de bodegas frías y congeladas conoce que tu producto requiere una temperatura óptima para conservar inalterables las propiedades durante el tiempo que sea necesario.

Cada producto tiene requerimientos individuales, así que es importante conocer las características y dichas exigencias para conseguir una mayor seguridad e inocuidad. Los almacenes fríos y congelados forman parte fundamental de los eslabones de la cadena de frío, pues necesitan una temperatura que no se altere en cada proceso de manipulación.

Tiempo y temperatura

Para impedir la aparición de microorganismos dañinos hay que tener dos factores en cuenta: temperatura y tiempo. La primera debe mantenerse entre los 2° C y 5°C, siempre por debajo de los 8°C que es cuando estos microorganismos empiezan a aparecer.

Además, un producto tan delicado como las carnes debe conservarse durante el tiempo ideal y no alargarlo, pues la humedad favorece a la aparición de hongos y bacterias. La conservación solo será efectiva y saludable para el consumo si se mantienen las condiciones correctas.

En Cealsa somos expertos en el tema de operaciones logísticas. Nos enfocamos en un servicio personalizado, es decir, nos gusta conocer tu negocio y con base en esta información creamos un plan focalizando nuestros esfuerzos para brindar soluciones efectivas.

¿Estás en busca de un operador logístico con el servicio de almacén fríos y congelados? Nosotros podemos ayudarte, así que ponte en contacto con nosotros para poder brindarte la solución que necesitas.

Bodega fría